Con la vejez llegan las complicaciones y alteraciones de la salud, muchas de estas se deben al estilo de vida, a factores genéticos, aunque también hay algunas alteraciones de las cuales desconoce su causa y su cura.

La demencia senil es uno de esos síndromes que ataca sin tener una cura, por este motivo para las personas que lo padecen y para sus familiares resulta difícil de llevar.

¿Qué es la demencia senil?

La demencia senil como el Alzheimer o el Parkinson, son síndromes degenerativos de las células del cerebro, lo que se conoce como neuronas, estas degeneran teniendo como resultado afecciones cognitivas como:

  • Pérdida de memoria.
  • Cambios de humor.
  • Cambios en la forma de expresión.
  • Capacidad de razonar.
  • Perdida del habla.
  • Alucionaciones

Este síndrome no tiene cura y, aunque no es exclusivo de los ancianos, sus probabilidades aumentan con el pasar de los años. De aquí surgen dos preguntas muy frecuentes:

  • ¿Qué hacer si tengo una familiar con demencia?
  • ¿Cómo puedo ayudarlo?

A continuación las respondemos.

¿Qué hacer si tengo un familiar con demencia?

La preocupación, la tristeza y la impotencia son solo algunas emociones de quienes tienen un familiar con demencia senil.

Lo que se recomienda en estos casos es:

  • Poner en control al paciente con los especialistas (neurólogos, psiquiatras, fisiatras…)
  • Los familiares deben documentarse y aprender todo lo que puedan acerca del diagnóstico dado, solo así podrán comprender al paciente.
  • Él o los encargados de cuidar a la persona con demencia deben buscar ayuda psicológica que los oriente y que ayude a calmar los niveles de impotencia o depresión que esta situación genera.
  • Planificar el tiempo y presupuestos que necesitarán por mes para cubrir los gastos del paciente.

¿Cómo tratar o cuidar ancianos con demencia?

Ser responsable del cuidado de una persona con demencia no es tarea sencilla, aun así, alguien tiene que hacerlo, es doloroso para ambas partes, sabiendo que no tiene cura y que cada día empeorará más.

Por estos motivos lo que se recomienda en estos casos es:

  • Mantener la calma, no pueden dejarse dominar por las emociones se debe mirar al familiar afectado, como una persona especial que necesita de ti.
  • Ayudar a la persona con el síndrome a hacer sus tareas, que van desde su higiene personal hasta su alimentación.
  • Cuando se presenten momentos de agresión o alucinaciones mantener a la persona en un ambiente donde no puede hacerse daño.
  • No se tomen por enserio las incoherencias que suelen decir los afectados es parte de los síntomas.
  • A la hora de alimentarlos se debe tratar de hablar en voz serena que ayude al paciente a estar tranquilo. Deben asegurarse de dar alimentos de acuerdo con las capacidades masticatoria del afectado o a través de sondas nasogástricas.
  • Pedir ayuda a un cuidador (persona especializada en la atención de pacientes) a domicilio, de hospital, esta es una opción recomendada en aquellos casos donde los miembros de la familia no tengan ni el tiempo ni lo que se necesita para hacerse cargo de un paciente con demencia senil.